Las mujeres se han transformado en el motor económico de la España vaciada, creando micro empresas y apoyándose entre ellas, como descubrimos en la Ruta del Vino Arribes.