Damme uno de los pueblos más bonitos de Bélgica

No consigo recordar que nos llevó hasta Damme.

Posiblemente alguna historia leída sobre su peculiar personaje Tijl Uilenspiegel, un famoso pillo del folclore neerlandés y alemán.

O quizás que la pequeñita localidad cuenta con unas ocho librerías, o por su peculiar encanto medieval.

Evidentemente algo despertó nuestra curiosidad por un desconocido pueblo oculto por su afamada vecina, Brujas, de la que fue puerto y salida al Mar del Norte unos siglos atrás.

Vistas del canal Damse Vaart, uno de los atractivos de la pintoresca villa
Vistas del canal Damse Vaart, uno de los atractivos de la pintoresca villa
Camino a Damme por carreteras secundarias

Llegamos a Damme en coche, conduciendo relajadamente por los Polders, es decir, por la campiña belga.

Zona caracterizada por las granjas, los singulares molinos, las fotogénicas vacas que retozan en verdes praderas ganadas al mar, así como por pintorescas poblaciones que salpican el singular paisaje del norte del país.

Podíamos haber elegido venir por autopista, pero hemos preferido recorrer las carreteras nacionales parando allí donde algo llamaba nuestra atención.

Interesantes paisajes recorren los alrededores de Damme
Interesantes paisajes recorren los alrededores de Damme perfectamente adecuados para recorrer en bici

Damme se intuye desde lejos debido al alto campanario de la Iglesia de Nuestra Señora que sobresale entre el verde espesor de los escasos árboles de los Polders.

Llegamos en día de mercadillo y la plaza principal está repleta de coloridos puestos.

Toda la localidad es zona azul. Dejamos el coche bien estacionado y comenzamos nuestra visita por uno de los pueblos más bonitos de Bélgica.

En la plaza sobresale una estatua, la del escritor Jacob Van Maerlant, artífice de los primeras traducciones a la lengua vernácula y muy identificado a la localidad.

Poco a poco descubrimos la gran vinculación de la villa con la literatura, con la poesía, con la lengua neerlandesa. Además de una preciosa villa medieval, Damme es un lugar donde la cultura fluye por sus contadas calles.

Unos siete librerías están situadas en el casco antiguo de Damme
Siete librerías conviven en el casco antiguo de Damme
¿Qué ver y hacer en Damme?

En la oficina de turismo nos dan una exquisita atención, les sorprende que dos españoles visiten Damme, que nos interese su cultura y tradiciones ya que normalmente el turismo se queda en Brujas y pocos se acercan hasta aquí.

La persona que nos atiende nos proporciona todo tipo de información, mapas, recorridos por la región y una serie de buenas recomendaciones, entre ellas, la visita a la cercana Reserva de Zwin, nuestro siguiente destino.

– Museo de Tijl Uilenspiegel

En la oficina se sitúa el museo de Tijl Uilenspiegel, uno de los personajes más famosos de Damme, con cierto parecido a nuestro Lazarillo de Tormes.

Imprescindible visitar la exposición sobre la historia de la localidad y su importancia como puerto estratégico de Brujas.

Desde Damme partían las naves cargadas del afamado producto flamenco, los encajes y finas telas.

– Ayuntamiento de Damme

Tras la oficina visitamos el ayuntamiento, de estilo gótico, construido en el siglo XV.

Sobresale su torre reloj de 25 campanas, una de las más antiguas del país y orgullo de la localidad. Sorprende la rica fachada profusamente adornada con estatuas de personalidades de la historia de Damme.

Las salas más importantes y el patio se utilizan para exposiciones de los artistas locales. En este pueblo se respira pasión por la cultura y la historia.

Con nuestro mapa en la mapa, recorremos las encantadoras calles.

– Hospital de San Juan

Nuestros pasos nos llevan hasta el Hospital de San Juan, homónimo del de Brujas.

Actualmente acoge un interesante museo local.

Hospital de San Juan - Museo local de Damme
Antiguo Hospital de San Juan – Museo local de Damme

La calle donde se sitúa el Antiguo Hospital de San Juan es la artería principal de la localidad.

Poco a poco empezamos a estar más acompañados, las tiendas, bares, librerías van abriendo sus puertas y Damme comienza a llenarse de ambiente estival y festivo.

Las fachadas de los edificios son preciosas y compaginan el típico ladrillo flamenco con fachadas de un blanco impoluto.

Decidimos darnos el primer capricho del día. La Brasserie-Pasteleria, Tante Marie nos ha conquistado por sus atrayentes pasteles, por el adorable encanto de su fachada y su coqueta terraza.

– Iglesia Nuestra Señora de Damme

Tras el relajado y delicioso tentempié continuamos nuestro paseo por Damme.

La calle principal nos lleva hasta la magnífica iglesia de Nuestra Señora.

A nuestro paso salen restos de la antigua muralla, algunas de las más famosas librerías de la localidad y una antigua cueva que se utilizaba como almacén de armamento.

Ahora acoge una colonia de murciélagos muy protegidos por su alto valor ecológico.

¡Nunca deja uno de sorprenderse cuando viaja! El antiguo arsenal da paso a la vida animal.

Por la hora no hemos podido disfrutar de la visita al campanario, una de las principales recomendaciones.

Iglesia de Nuestra Señora de Damme y antiguas cuevas restos de las murallas
Iglesia de Nuestra Señora de Damme y antiguas cuevas donde habita una singular colonia de murciélagos

En la oficina de turismo nos han indicado que las vistas son espectaculares y que incluso, Brujas se ve a lo lejos.

¡Oh! Dichosos horarios, pero, cuando viajas, a veces no puedes abarcarlo todo.

Aún así, hemos disfrutado de los exteriores del edificio donde se ubica una interesante muestra de esculturas de artistas locales.

– Sendas (a pie y/o en bici)

Nuestros pies nos acercan hasta las afueras de la localidad donde disfrutamos de un paisaje que invita al contacto con la naturaleza, al relajado caminar, a quedarte aquí para siempre.

Damme no solo es bella por su encantador toque medieval. Le rodea un agradable entorno natural con interesantes rutas de senderismo y bici.

Algunas llevan hasta la cercana Holanda situada a unos 40 kilómetros. Apto para todo tipo de personas, el camino es completamente plano.

– Un paseo en barco por el Damse Vaart-Zuid

Pero lo que realmente da notoriedad a la pequeña localidad es su precioso canal, el Damse Vaart-Zuid, nexo de unión con Brujas.

Este recorrido en barco se ha convertido en un imprescindible si visitas la afamada ciudad flamenca.

El Lamme Goedzak, hace un recorrido diario entre Brujas y Damme para disfrute de visitantes y turistas.

El Lamme Goedzak, una típica embarcación que recorre los siete kilómetros entre Damme y Brujas
El Lamme Goedzak, típica embarcación entre Damme y Brujas

Los locales lo utilizan como transporte público.

Hemos disfrutado como niños del trayecto, una tranquila brisa ha refrescado nuestros rostros a lo largo del canal.

La embarcación cuenta con servicio de bar, evidentemente lo hemos aprovechado para saborear unas ricas cervezas belgas.

A la vuelta el barco se ha llenado con un grupo de personas mayores y dependientes de alto grado que iban acompañados de sus cuidadores.

Paisajes que nos acompañan por el canal Damse Vaart Zuid
Paisajes que nos acompañan por el canal de Damme

Ha sido un regreso a Damme muy entrañable y emotivo, rodeados por estas encantadoras personas que, aún sin entender nuestro idioma, nos han prodigado a besos, abrazos y sonrisas.

Confieso que me he emocionado recordando a mi madre que padeció también una enfermedad degenerativa, y cuando las cuidadoras nos han dado las gracias por nuestro gesto.

En un momento dado del trayecto, un señor mayor que viajaba con su familia se ha sentido mal, enseguida se ha avisado a una ambulancia, por lo que el barco ha detenido su trayecto para esperar la llegada del transporte.

Su mujer nos explica que tiene cáncer terminal y que su deseo explícito es seguir viajando hasta el final.

Ha sido un viaje corto, pero muy intenso y nos ha hecho reflexionar sobre la vida y el sentido que le damos.

Momentos así nos confirman en nuestro estilo de vida. Cada viaje te llena de una manera, aunque sea de cosas sencillas, de lo cotidiano.

– El pueblo de las librerías

Al regreso ya es hora de comer, ahora encontramos Damme repleta de gente, cualquier terraza está a tope y, tal como es característico en Flandes, las bicis toman la calle. 

Antes de abandonar este encantador pueblo belga, decidimos visitar y disfrutar de algunas de las curiosas e interesantes librerías.

Un total de siete se ubican en el pequeño casco antiguo.

Entrada, casi secreta a una de las librerías de Damme
Entrada, casi secreta a una de las librerías de Damme

Sin dudarlo, Damme nos ha enamorado.

No podemos evitar imaginarnos como serían unas vacaciones aquí. Relajadas, tranquilas, escapando de las masificadas ciudades que hemos visitado hasta ahora.

En lugares como Damme, Bélgica recupera el pulso de lo cotidiano, de su yo interior, de su folclore, leyendas e historias que en cierto momento, se unen a la de nuestro país.

La bucólica imagen del canal, la arboleda y los ciclistas nos dicen ¡Hasta pronto!

Nota de autora: Podéis ampliar información sobre la misma ruta pero haciéndola en bici desde el post amigo de Turisteo Blog de Viajes.

9 Comentarios

  1. Diana

    Es precioso! Tiene muchísimo encanto. Nunca había oído hablar de Damme ni de ese personaje cuyo nombre no puedo ni pronunciar!
    Qué pena que no pudierais subir al campanario y vislumbrar Brujas de lejos… No sé porqué pero esas cosas siempre me hacen ilusión!
    Un saludo!

    Responder
    • Eva Puente

      jajajaj Diana, el personajillo se las trae, si, con ese nombre :-). Es una pena que Brujas absorba tantos lugares encantadores a su alrededor, pero está bien porque así quedan lugares vírgenes al brutal turismo de esa ciudad.

      Ya sabes, a anotarlo para un próximo viaje!!!

      Responder
  2. Miryam

    Hola Eva!!! Nunca había oído hablar sobre Damme, y mira que estuve en Brujas. Tiene muy buena pinta 🙂 Así que apuntado queda. Me encanta que me cuenten cositas de pueblos no tan afamados. Eso es lo que me hace viajar virtualmente y seguir soñando con próximos destinos. Saludos

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Miryam, eso parece, la mayoría de las personas que visitan Brujas, no consiguen saber que a tan solo 7 kilómetros hay una pequeña joya como Damme.

      Pues ya sabes, en el tintero ara la próxima escapada por Flandes!!!

      Responder
    • Francisca

      Quizás no era el mes apropiado, 1 de Junio ni la hora apropiada, llegamos con el barco que sale de Brujas a las 12h del medio día y a las 13 ya estábamos cogiendo el de vuelta, estaba todo cerrado y no se veía a nadie, una decepción ya me lo dijeron mis vecinos que son de Ostende pero yo lo veia en fotos bonito. En fin otra cosa mas que conocimos.

      Responder
  3. Cómete el Mundo

    Yo fui de esos que fueron a Brujas sin saber nada de Damme… Me lo apunto para la próxima vez… 😛

    Un abrazo!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola chicos!!!, pues ya sabéis lo que tenéis que apuntar en la agenda!!!. Una visita a Damme, es una auténtica joya!

      gracias por el comentario.

      Responder
  4. OSVALDO

    Hola Eva
    muy lindo tu relato, pienso ir por esos lares. Me intersaria si puedes informarme si en Damme se puede arreglar uno con el idioma ingles, porque no se nada de frances y no quisiera estar incomunicado.
    Gracias
    Osvaldo
    Mendoza, Argentina

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Osvaldo, gracias por visitar nuestro blog. Has hecho una buena elección ya que Damme es un pueblecito muy bello.

      No te preocupes, en la región de Flandes prácticamente todo el mundo habla inglés por lo que nos tendrás problemas de comunicación. El francés es más d ela región de Valonia.

      Nosotros íbamos intercambiando los dos idiomas según las zonas. Sinecesitas alguna información adicional nos lo dices.

      buen viaje!

      Eva y Carmelo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Eva Puente

Aprendiza de todo, maestra de nada. Viajera empedernida, disléxica ocasional. Me apasiona descubrir historias y después compartirlas. ¿Te animas a acompañarme en nuestros viajes?

Seguro que te interesa!

Qué comer en Flandes

Qué comer en Flandes

¿Piensas que los belgas solo comen patatas fritas y chocolate, o que la "cocina belga" no existe? De nuevo venimos con...

Pin It on Pinterest